Existe una creencia extendida de que en invierno, con las bajas temperaturas y el mal tiempo, estamos a salvo de las plagas. Y es cierto que muchas de las especies que tienen predilección por la primavera o el verano se refugian durante el invierno a la espera de que pasen los meses más fríos.

Sin embargo, mientras que los exteriores quedan más libres de plagas durante la estación fría, el interior de muchos hogares o centros de trabajo se convierten en los lugares elegidos para estas plagas como refugio.

Por este motivo, es importante conocer cuáles son las especies que con más frecuencia proliferan durante el invierno, para así estar prevenidos y tomar medidas de control de plagas.

Plagas más habituales durante el invierno

Chinches

Enemigas de las bajas temperaturas, buscan en el interior de las casas las temperaturas más cálidas que encuentran en elementos como sofás, alfombras, cortinas o colchones. De ahí que sean comúnmente conocidas como chinches de cama.

Sus picaduras afectan tanto a humanos como a animales, causando molestias e irritaciones en la piel. En muchos casos, una de las razones por la que se tarda en detectar sus plagas es porque se confunde su picadura con la de los mosquitos.

Termitas

Las termitas es una de esas especies que no descansa en ninguna época del año, por lo que durante el invierno continúan con su actividad devorando la madera. 

El interior de los muebles y elementos de madera de los hogares les proporciona resguardo del frío del exterior y las condiciones ambientales óptimas para continuar alimentándose o creciendo en número.

Roedores

En verano es habitual ver a ratas y ratones en exteriores como calles, jardines, parques o el campo. Sin embargo, al igual que muchos otros mamíferos, en el invierno buscan un resguardo cálido en el que refugiarse del frío.

Al igual que en el caso de las anteriores plagas, los roedores también eligen con bastante frecuencia el interior de nuestros hogares para evitar las bajas temperaturas y condiciones climatológicas más adversas. 

Teniendo en cuenta la gran velocidad a la que se reproducen, es importante estar alerta y actuar inmediatamente tras detectar las primeras señales de su presencia.

Arañas

Aunque están presentes durante todo el año, el invierno es la estación en la que más se suelen dejar ver dentro de viviendas. Si bien la mayoría de ellas no supone un peligro para las personas, su presencia, al igual que la de cualquier otra plaga, se hace molesta cuando su población crece.

Pineda empresaLLAMAR 610 142 142