Cuando se trata de encontrar alimento, las ratas son unos animales imparables y pocas cosas son capaces de detenerlas o disuadirlas de alcanzar su objetivo. Esa persistencia hace que accedan al interior de los hogares y locales de todo tipo de negocios por los lugares más sorprendentes. 

Por tanto, para tomar medidas dirigidas a impedir que aparezcan en los interiores hay que dar respuesta a una pregunta: ¿Por dónde entran las ratas?

No son pocos los casos en los que, aunque se esté produciendo la proliferación de una plaga de ratas, ésta permanezca durante un tiempo sin ser detectada, ya que por lo general permanecen escondidas durante el día

Este hecho hace que sean especialmente difíciles de detectar en aquellos lugares en los que solamente hay actividad durante el día pero que permanecen vacíos durante la noche, como es el caso de la mayoría de locales de oficinas y de tiendas. Por ello, es muy importante permanecer siempre atentos ante otros signos que puedan alertar de su presencia, como pueden ser los muebles roídos, excrementos o restos de orina

Sin embargo, las medidas para prevenir sus plagas comienzan por conocer por dónde entran las ratas para así cerrar y bloquear dichos accesos, impidiendo que puedan acceder al interior.

¿Por dónde se meten las ratas en casa?

Las probabilidades de que las ratas entren en una vivienda o un local comercial aumentan si en las proximidades hay algún parque, zona boscosa o instalación subterránea.

Respondiendo directamente a la pregunta que planteamos en el titular, estos son los lugares por donde entran las ratas en el interior de las viviendas de manera más habitual:

  • Cañerías, red de alcantarillado y desagües
  • Bajantes y ascendentes alrededor de tuberías
  • Estructuras dañadas: Pequeñas aberturas en suelos, paredes y techos
  • Conductos y sistemas de ventilación
  • Huecos en sótanos o garajes subterráneos

Consejos para impedir que entren las ratas

Evitar que las ratas consigan acceder a un hogar o un local comercial es fundamental no solo por la mala imagen y repulsión que provocan, sino porque pueden ser responsables de causar la contaminación de alimentos y la transmisión de ciertas enfermedades.

A menudo, el uso de biocidas rodenticidas puede ser difícil en presencia de alimentos, donde el uso de estos productos debe estar muy controlado y limitado. Por tanto, se hace imprescindible la implementación de barreras físicas que impidan el acceso a las ratas, reduciendo o eliminando la necesidad de usar productos potencialmente tóxicos.

La creación de estas barreras físicas han de comenzar por revisar y sellar todos los orificios y fisuras comentados en el punto anterior. Asimismo, es necesario comprobar los cierres de las puertas, donde el espacio que queda abajo entre la misma y el suelo se recomienda que no sea mayor de medio centímetro.

Como hemos comentado previamente, los cables y tuberías también pueden ser aprovechados por las ratas como puntos de acceso, por lo que es aconsejable colocar barreras a lo largo de ellas para cerrarles el paso.

Por último, además de la creación de barreras físicas, es fundamental extremar las medidas de limpieza e higiene para evitar que las ratas se puedan sentir atraídas e intenten entrar en los interiores en busca de alimento:

  • Mantener la casa limpia y ordenada
  • Fregar y desinfectar a fondo usando lejía
  • Conservar los alimentos en recipientes bien cerrados o herméticos
  • Guardar la basura en cubos totalmente cerrados y sacarla a diario

Si has detectado la presencia de ratas en tu hogar o negocio y necesitas asesoramiento o un tratamiento profesional de desratización, contacta con nosotros sin compromiso a través de nuestro correo info@pinedaintegrados.com

Pineda empresaLLAMAR 610 142 142