La legionella: Síntomas y tratamientos | Pineda Servicios Integrados

La legionella es una bacteria muy peligrosa que aparece en lugares con agua estancada, causando la legionelosis en aquellas personas que inhalan dicha agua contaminada, provocando fiebre o neumonía, por lo que debemos ser conscientes de cuáles son los síntomas de la legionella para poder detectarla y tratarla a tiempo, pues en algunos casos puede ser letal.

Los lugares más comunes donde suele aparecer esta bacteria son zonas naturales de grandes acumulaciones de agua que no están controlados, como ciertos lagos, ríos y embalses. Para ello, se tienen que dar unas condiciones concretas, como que la temperatura del agua se encuentre entre los 20 y los 50º, siendo la temperatura ideal para su reproducción de unos 35 a unos 45º aproximadamente. También debe existir la presencia de algunos organismos vivos, como algas o protozoos, de la que la bacteria pueda alimentarse, y que el pH del agua oscile entre 2 y 9,5.

Esta bacteria se convierte en un peligro cuando llega a las diferentes redes de distribución de agua potable o agua artificial para el uso doméstico, o a los sistemas de acondicionamiento del aire. La forma de transmisión de la legionella es mediante inhalación, bien porque el agua contaminada haya sido pulverizada en forma de aerosol, o porque sea inhalada en pequeñas gotas respirables. También puede contagiarse mediante la ingesta de agua, pero únicamente cuando dicha agua llega accidentalmente a los pulmones. Los sistemas de agua en los que suele reproducirse habitualmente la legionella son los grifos, sistemas de climatización, torres de refrigeración, fuentes decorativas, cabezales de ducha, aguas termales, humidificadores, etc.

Síntomas de la legionella más comunes

Una vez el humano se contagia por la bacteria de la legionella, pasa a tener legionelosis, pudiendo padecer el paciente dos tipos de enfermedades: la enfermedad del legionario o la Fiebre de Pontiac. Ambos tienen síntomas muy parecidos, pero en el caso de la Fiebre de Pontiac, estos serán algo más leves. Ninguna de las dos enfermedades se puede transmitir de una persona a otra, pues no es contagiosa entre seres humanos. Detallamos a continuación los síntomas de la legionella más comunes según cada una de las enfermedades.

Síntomas de la enfermedad del legionario

Los síntomas pueden empezar a aparecer entre el segundo y el décimo día del contagio. Los síntomas de la enfermedad del legionario más comunes son: tos, fiebre, dolores musculares, escalofríos, flema o mucosidad pulmonar, dificultad para respirar, diarrea, dolor en el tórax y confusión, originando habitualmente neumonía. Los pacientes más graves podrían incluso quedar en coma, oscilando la proporción de casos letales entre un 15 y un 20%.

Síntomas de la Fiebre de Pontiac

En este caso los síntomas empiezan a aparecer entre unas pocas horas o hasta 5 días después del contagio. Los síntomas de la Fiebre de Pontiac más comunes son prácticamente los mismos que para el enfermedad del legionario: tos, fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolor en el tórax, confusión y dolor de cabeza. Esta enfermedad no llega a producir neumonía en el paciente, pero sí que puede verse inflamado o irritado el revestimiento de los pulmones, originando una pleuresía.

Tratamientos de la legionella

Es importante conocer no solo los tratamientos que deberá recibir una persona que se haya contagiado por la legionella, sino también los tratamientos que podemos aplicar a las aguas para poder prevenir o eliminar de ellas la bacteria cuando estén contaminadas.

Además, se debe saber que hay ciertas personas que son más propensas a contagiarse. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 77% de los casos de legionelosis notificados son personas mayores de 50 años, y un 65% son hombres. Por otro lado, entre las personas a las que más les afecta esta enfermedad, se suelen encontrar características comunes como alguna de las siguientes: consumo excesivo de tabaco y/o alcohol, enfermedades que afectan a los pulmones, individuos inmunodeprimidos, con enfermedades respiratorias o renales crónicas, diabéticos o enfermos de cáncer, entre otras. En estos casos la legionella puede ser mucho más grave y peligrosa para estas personas.

El tratamiento de la legionella o legionelosis debe iniciarse en cuanto sea detectada la enfermedad, ya que cuanto antes lo iniciemos, los resultados serán mucho mejores. Para ello, se deben tomar antibióticos, del grupo de los macrólidos o de las quinolonas. Un médico sabrá orientarte sobre qué antibiótico tomar en cuestión, pero la duración del tratamiento suele ser de 10 a 15 días para casos no muy graves. En muchas ocasiones, si el paciente solo ha contraído la Fiebre de Pontiac, no necesitará tomar antibióticos, sino únicamente algún medicamente para aliviar las molestias.

No obstante, si se trata de algún paciente que padezca previamente alguna de las enfermedades o características mencionadas anteriormente, este plazo se podrá ver ampliado, necesitando en muchos casos hospitalización sanitaria y una máscara de oxígeno para poder respirar con normalidad.

Por otro lado, también existen tratamientos tanto para prevenir y controlar la aparición de la bacteria de la legionella en las aguas, como para erradicarla mediante limpieza y desinfección de las aguas ya contaminadas. Estos tratamientos se pueden aplicar a cualquier instalación, pero las más comunes suelen ser las torres de refrigeración, los condensadores evaporativos, los sistemas de agua caliente, los sistemas de agua climatizada con agitación constante y recirculación (spas, jacuzzis, piscinas, bañeras de hidromasaje, etc) y las centrales humidificadoras industriales. Para conocer más sobre estos tratamientos de legionella para las aguas, accede a este enlace.

Si en tu caso necesitas aplicar algún tipo de tratamiento de prevención o erradicación de la legionella, en Pineda Servicios Integrados somos especialistas en control de plagas y limpiezas especiales. Contamos con un servicio específico para prevenir y eliminar la legionella, así que no dudas en contactar con nosotros.

Pineda empresaLLAMAR 610 142 142