Las termitas y la carcoma son insectos xilófagos que se alimentan de madera, atacando al mobiliario y a las estructuras de madera de viviendas, oficinas y cualquier otro tipo de instalaciones donde encuentren alimento.

Sin embargo, estas especies solo tienen en común su predilección por la madera, ya que tanto su morfología como la manera en la que sus plagas atacan a este material son muy diferentes.

Lo cierto es que, generalmente, es difícil ver a estos insectos en el exterior, ya que prefieren mantenerse ocultos en el interior de la madera. Por eso, la mejor manera de distinguir si nos encontramos ante una plaga de termitas o de carcoma es fijándonos en cómo ha sido atacada la madera.

¿Cuál es la diferencia entre termitas y carcoma?

CARCOMA

La carcoma es un insecto solitario que pertenece al orden de los Coleópteros y es en su fase de larva en la que se alimenta de madera y en la que sufrimos sus consecuencias.

La principal señal que nos permite detectar la una plaga de carcoma es la presencia de serrín junto a orificios claramente abiertos en la superficie de la madera. Estos agujeros son abiertos por las carcomas cuando pasan de su fase larvaria a la fase de pupa.

En esta nueva fase, las carcomas adquieren un aspecto similar al de un escarabajo, de color negro, mientras que en su anterior fase de larva tenían un cuerpo de anillos marcados, sin patas y sin antenas.

TERMITAS

Las termitas de madera seca son comúnmente conocidas como “la plaga invisible”, ya que durante la mayor parte del tiempo permanecen en el interior de la madera de forma indetectable y sin dar lugar a ninguna señal que nos advierta de su presencia.

Cuando una madera ha sido atacada por este tipo de termitas, pueden apreciarse en la superficie pequeños agujeros pero, al contrario que en el caso de la carcoma, sin presencia de serrín en las inmediaciones.

Estos orificios son abiertos por las termitas obreras para expulsar sus excrementos al exterior o para permitir la salida de las termitas aladas. Por tanto, la presencia de excrementos o termitas aladas puede indicar que hay un nido de estos insectos cerca.

Por otro lado, las llamadas termitas subterráneas construyen galerías verticales, en paredes y vigas, en forma de tubos de barro. Esto hace que, según la presencia de barro o serrín, podamos determinar si se trata de una plaga de termitas o de carcoma.

En cuanto a su aspecto, las termitas son insectos de color blanco con seis patas, dos antenas y cabeza bien definida. En muchas ocasiones, por su parecido a simple vista, algunas personas las confunden con hormigas blancas.

Pineda empresaLLAMAR 610 142 142