Las plagas de pulgones son una de las que con más frecuencia proliferan en las plantas de nuestros hogares. Son insectos pequeños que se alimentan de la savia de hojas y tallos, pudiendo provocar daños en las plantas o incluso llegar a causar su muerte. Además, el pulgón segrega otras sustancias que pueden atraer a otras plagas de insectos, multiplicando los daños, la dificultad de eliminarlos y haciendo que en muchos casos haya que recurrir a un servicio de control de plagas.

Por eso, es importante actuar lo más rápidamente posible y no dejarlo pasar hasta que el problema pueda agravarse. Si bien existen productos especializados para la eliminación de los pulgones, también hay una serie de remedios caseros efectivos a los que puedes recurrir en primer lugar.

Jabón

Los jabones han demostrado funcionar muy bien para eliminar los pulgones. Podemos usar tanto lavavajillas, como jabón de potasa o macerado a base de jabón de Marsella. La mejor forma de aplicarlo para evitar dañar las plantas es vertiéndolo en un bote de spray y rociando hojas y tallos con él.

Ajo

Este remedio consiste en una mezcla de ajo y agua que se realiza de la siguiente manera:

  • Por cada litro de agua, pica en trozos muy pequeño y aplasta ligeramente cuatro o cinco dientes de ajo. Luego, en una olla, vierte el agua y el ajo, tápalo y déjalo reposar durante dos días.
  • Una vez transcurrido este tiempo, pon la olla destapada en el fuego y deja que hierva durante unos 20 minutos.
  • Cuando se haya enfriado la mezcla, vértela en un bote de spray para aplicarla pulverizada sobre las plantas afectadas.

Vinagre

Al igual que con otras plagas de insectos, el vinagre también es muy efectivo para evitar la proliferación de pulgones. En este caso, se trata más de un método preventivo que curativo que podemos usar en una planta cuando hayamos detectado la presencia de pulgones en otras cercanas. Para evitar dañar a la planta, debemos hacer una mezcla en la que por cada litro de vinagre de vino añadamos 10 litros de agua. Luego, podemos aplicarla pulverizándola sobre hojas y tallos.

Poda

La poda es un método a tener siempre en cuenta tanto para evitar la proliferación como para eliminar los pulgones de las plantas. Debe realizarse con la finalidad de que no haya zonas con una alta densidad de vegetación que impida el correcto acceso de la luz del sol y del aire. Si la planta está ya infectada, se recomienda podar las partes más dañadas y difíciles de recuperar y, tras ello, moverla a una ubicación donde pueda darle el sol el máximo tiempo posible.

Estos métodos caseros y fáciles de aplicar garantizan generalmente buenos resultados y la prevención y eliminación del pulgón de las plantas. Sin embargo, el éxito de estos remedios puede verse condicionado por otros factores como el clima, el tipo de planta, el tamaño de la población de la plaga, etc. Siempre es recomendable si, pasados unos días no se consigue eliminar la plaga con estos métodos, recurrir a productos especializados en el mercado o a los servicios de una empresa de control de plagas, que nos garantizará resultados óptimos y salvar nuestras plantas de sufrir daños mayores.

Call Now ButtonLLAMAR 610 142 142