El cambio de estación de verano a otoño tiene aparejada, a menudo, la molesta visita en gran número de un huésped que no ha sido invitado: la mosca común o doméstica. Las condiciones climatológicas del otoño favorecen que estos insectos proliferen y entren en nuestros hogares. Además, lo hacen en poblaciones muy numerosas y la presión atmosférica las lleva a posarse más en cualquier sitio, lo que las hace aún más molestas.

La buena noticia es que hay muchos remedios caseros que pueden servirnos para mantenerlas a raya. Por nuestra experiencia en el control de plagas, vamos a recomendarte las prácticas que suelen dar mejores resultados.

Bolsas de agua

Se trata de un remedio extendido desde hace muchos años que consiste en colgar del techo una bolsa transparente llena de agua hasta la mitad y que se basa en un principio muy básico. Cuando los rayos del sol atraviesan la bolsa con agua, ésta ejerce de prisma y descompone la luz que sale del otro lado en los colores del arcoíris.  Este efecto repele a las moscas, obligándolas a salir huyendo de la estancia.

Limón con clavos

Si prefieres no colgar nada de tu techo, otro remedio que puedes probar es el del limón con clavos. Éste consiste en cortar un limón por la mitad e introducir en él entre 10 y 12 clavos de olor. Colócalo en alguna mesilla o ventana de tu casa y comprobarás cómo las moscas no querrán acercarse.

Plantas aromáticas

¿Te gustan las plantas de interior? Si es así, con este remedio matarás dos pájaros de un tiro. Hay una serie de plantas aromáticas cuyo olor tiene el efecto de ahuyentar a las moscas, y teniéndolas en tu casa, conseguirás mantenerlas alejadas. Algunas de las más recomendables son:

  • Lavanda
  • Citronela
  • Albahaca
  • Menta
  • Eucalipto

Vinagre de manzana

Quizás el olor a vinagre te resulte, como a muchas otras personas, molesto o desagradable. Sin embargo, a las moscas les ocurre justo lo contrario. De este efecto puede sacarse ventaja y utilizarlo para construir una trampa anti-moscas. Para ello, corta la parte superior de una botella y, vacía, vierte tres o cuatro dedos de vinagre. Luego coloca encima el cuello cortado de la botella de forma invertida, ejerciendo como un embudo. Las moscas entrarán en la botella atraídas por el olor y quedarán atrapadas dentro.

Probando estos sencillos remedios seguro que ves resultados de forma inmediata y te librarás de las molestias de las moscas en otoño. Si tienes dudas o problemas con cualquier insecto, como empresa de control de plagas te daremos solución.

Call Now ButtonLLAMAR 610 142 142